domingo, 6 de mayo de 2012

Cambio príncipe por lobo feroz

Título: Cambio príncipe por lobo feroz
Editorial: Aguilar
ISBN: 978-84-03-09907-4
Leído: A medias.

Parte de la introducción nos muestra de qué va el libro:
Ya está bien de historias malintencionadas. El nuevo milagro de la especie humana alcanza su cumbre el día en el que la mujer deja de querer ser la princesa para convertirse en la madrastra. Sin medias tintas. De la buena a la mala.
¿Quién querría ser una sosa al cuidado de siete enanitos (mineros y cantarines) pudiendo tener el tipazo de su madrastra gótica? ¿A quién le gustaría perder los taconazos en una carrera de todo menos elegante en pos de una calabaza tuneada? ¿Elegiría alguna mujer morirse de miedo en el bosque, encima cargada con la compra (¡vaya cuadro!), pudiendo aullar entre las garras de un lobo? Ni zapatos de cristal, ni polvos mágicos, ni espejos sinceros. Unos buenos Manolos, polvazos de verdad y elixires de la eterna juventud. No hay vuelta atrás.
Sin embargo, no me he quedado yo muy contenta con lo que he leído hasta ahora...

La sinopsis sigue así:
No hay nada mejor contra el estrés que unas buenas risas entre amigas, tanto más liberadoras cuanto más se ríen, las amigas, de ellas mismas. Este libro quiere ser un motivo más de carcajadas, cotilleos y puestas en común en torno a una mesa, a través de un teléfono o una batería de e-mails: reírse de la mujer moderna y sus mitos, reírse con la mujer moderna y sus mitos hacen que el nivel de exigencia disminuya. Te pongas como te pongas, los coches blancos del cuento son una horterada y un rubio vestido de azul celeste de arriba abajo también. Córtate las trenzas, regala manzanas para dormir a la competencia, fúgate con el lobo y date un baño de espuma con él. Recuerda: mientras las princesas duermen, las brujas vuelan.


Spot publicitario del libro

Después de lo que había leído sobre este libro, esperaba que estuviera gracioso y me hiciera pasar un buen rato. Por suerte o por desgracia, ni siquiera he acabado de leerlo. No he aguantado más de 4 capítulos; tengo muchos libros a la cola con pinta de ser más interesantes, y aunque no me gusta dejar libros a medias (por poco que me gusten), no tengo ningunas ganas de seguir leyéndolo.
De lo poco que he leído del libro sólo saco la impresión de que cuenta las típicas lecciones que se les quieren dar a algunas mujeres, pero leccionas mal dadas y mal entendidas: que si hay que ser libre, que no se puede confiar en un hombre que tiene amigas, que blablabla la misma historia que muchas repiten cada día sin razón. Pretende ser un libro gracioso o con chispa, pero para mí no tiene nada de eso, o tan poco, que mejor que ni siquiera lo pretendiera.
En fin, de todas formas intentaré leerlo entero más adelante, a ver si conforme avanza mejora un poco y me llevo una impresión diferente. Aunque si el ritmo que lleva el libro es de los primeros capítulos, no creo que me vaya a gustar demasiado.

Si alguno lo habéis leído, dejad un comentario y nos contáis qué os ha parecido. A ver si me animáis a seguir leyéndolo o, por el contrario, opináis como yo. :)

3 comentarios:

mientrasleo dijo...

Esto es chick-lit, no? No me he estrenado aún con ese género. Pero el otro día comentaban en un blog que las princesas son más espabiladas en estos últimos años y los príncipes más pavisosos. No m extraña lo de caperucita que se quede al lobo.
Yo... prefiero a El cazador de Blancanieves, por pedir....
Besos
siento no ayudarte, no creo que este lo vaya a leer.

Ludoll dijo...

¿Qué es chick-lit? Es la primera vez que lo escucho xD
Pues a ver ese que dices si me lo miro. De este se ve que nadie sabe nada... O nadie dice nada ¡jajaja!

Muchas gracias por comentar :)

@ngel dijo...

Tiene buena pinta ,saludos!